26/07 - 31/07/2016

Noticias

Atrás

El Papa en ''un cenáculo grande lleno de discípulos de Cristo''

2016-07-30 / Papież Franciszek


Los participantes de la Jornada Mundial de la Juventud llegaron a Campus Misericordiae para esperar todos juntos en vigilia la Misa Final. Reflexionaron sobre la Divina Misericordia y las palabras del Papa Francisco que  a los jóvenes que arriesgan en la vida.

Puerta de la Misericordia: la Vigilia


La Vigilia organizada durante la Jornada Mundial de la Juventud en Cracovia en 2016 se basa en
contenidos que están en la oración oficial de ja JMJ en Cracovia 2016.

Esta reunión especial en Campus Misericordiae empezó con la entrada del Papa Francisco y representantes de todos los continentes por la Puerta de la Misericordia. Esta Puerta fue un punto de referencia, fue el centro de la plaza en que se reunió toda la comunidad de la Iglesia Católica. El punto crucial, no solamente del 30 de julio, día en que tuvo lugar la Vigilia, sino de todos los encuentros con Dios y con el Papa de estos días, fue el estar más cerca de Cristo, Hijo de la Misericordia.

Después de pasar por la Puerta de la Misericordia, el Papa fue en papamóvil entre los sectores y bendijo a las personas en Campus de Misericordiae. Después sonó la canción de los hijos unidos de Dios; se cantó el himno Abba Ojcze con el que se recuerda la VI Jornada Mundial de la Juventud, que tuvo lugar hace 25 años en Częstochowa.

“Bienvenido a este lugar que, a nuestros ojos, se convierte hoy en un cenáculo lleno de discípulos de Cristo”, dijo Cardenal Dziwisz cuando dio la bienvenida al Papa Francisco.”


Testigos de la Divina Misericordia

Lo que atrae a los jóvenes son por supuesto los signos, los símbolos y los mensajes artísticos. Es por esto que hubo puestas en escenas en las que se representaron cómo llevar la fe en los que dudan, la esperanza para los desanimados y el amor a los indiferentes. Además, se pudieron escuchar los testimonios de jóvenes polacos sobre la búsqueda de la misericordia y la experiencia de ella en sus vida.

“Les deseo que seáis testigos de la Divina Misericordia en sus vida. Jesús, confío en Ti”, dijo Natalia Wrzesień, voluntaria de la JMJ de Łódź.''

Entre los testimonios pudimos escuchar las palabras de Pand Mittri de Siria que en su vida cotidiana ve dolor, sufrimiento y la muerte, y aun así, cree en Dios. “Mi experiencia de la vida me enseñó que mi fe en Cristo es mayor que todas las dificultades de la vida. Cada día creo más que Dios existe a pesar de todo nuestro dolor. Creo que por el dolor Dios nos enseña el verdadero significado del amor. Mi fe en Cristo es fuente de alegría y esperanza. Nadie será capaz para robarme esta alegría”, dijo con emoción en su voz.

La última persona que presentó su testimonio de la obra de la  misericordia en su vida fue Miguel, de Paraguay. Para él, la misericordia es la vivencia de que Dios perdona hasta los mayores pecados y nunca abandona al hombre. “Cuando tenía 11 años hui de casa porque el vacío que sentía dentro comenzó a ser terrible. Durante este tiempo iba al colegio pero quería ser libre. Algunos meses más tarde tuve mi primer contacto con las drogas, esto tuvo lugar de camino al colegio. El vacío dentro de mí fue todavía más grande- no quería volver a casa, enfrentarme a mi familia, a mí mismo. Después de poco tiempo dejé el colegio. Mis padres cerraron las puertas de mi casa, perdieron toda  esperanza en mí. Cuando tenía 15 años cometí mi primer delito y fui a la cárcel”, dijo con emoción. Estos testimonios fueron acompañados por la imagen de Jesús Misericordioso, compuesta en collage por fotos que enviaron voluntarios de la Jornada Mundial de la  Juventud.



“El sofá o el riesgo”, la elección depende de los jóvenes

Después de este bello espectáculo de misericordia, el Santo Padre se dirigió a los numerosos jóvenes reunidos en Campus Misericordiae. Subrayó fuertemente que hoy en día confundimos a menudo a la felicidad con el sofá, “creer que para ser feliz necesitamos un buen sofá. Un sofá que nos ayude a estar cómodos, tranquilos, bien seguros. […]. “El «sofá-felicidad», es probablemente la parálisis silenciosa que más nos puede perjudicar, ya que poco a poco, sin darnos cuenta, nos vamos quedando dormidos, nos vamos quedando embobados y atontados mientras otros, quizás los más vivos, pero no los más buenos, deciden el futuro por nosotros”, diagnosticó el Papa Francisco; młodzi kanapowi, dijo el Papa en polaco. El Santo Padre acentuó fuertemente que Jesús es un Señor del riesgo, del siempre “más allá”. “¡Jesús no es el Señor del confort, de la seguridad y de la comodidad. Para seguir a Jesús, hay que tener una cuota de valentía!” La homilía del Santo Padre fue recibida con un gran aplauso. Los jóvenes corearon el nombre del Papa Francisco.

“Me tocaron las palabras del Santo Padre sobre la libertad. Tenemos que cuidar de la libertad para sentirnos libre, para descubrir a Dios. Encontré a Jesús en los peregrinos; precisamente en ellos Él se hace presente, como también en los habitantes de Cracovia que reciben con alegría esta manifestación de la fe de los jóvenes. Gracias a todos ellos, descubrí a Jesús de nuevo”, dijo la hermana Maksymiliana Marria Lichota SspS, misionera del Verbo Divino.

“Hoy vuelvo a la Iglesia. Me confesé después de 10 años. Recibí una nota de un sacerdote que conocía que decía que estaría aquí hasta el final. El Papa me movilizó a que exigiera más de mí mismo. Sentí que era un momento de reflexionar y cambiar”, dijo Piotr Senkowski, de Andrychów.

“Este fue un día crucial en mi vida. Me dieron el día libre en el trabajo. Hoy, después de mucho tiempo, siento tranquilidad en el alma. Esta sensación de comunidad es increíble. El lunes rompí con mi novio; hoy pido para que mi novio crea. Me encontré con una amiga a quien no había visto en mucho tiempo. También vi al Papa y, aunque eso fue experiencia bellísima, el amor de Jesús lo es más aún”, aseguró Monika Lurka, de Wadowice.



La oración en silencio


Después de terminar su sermón, los jóvenes descorrieron el altar de Drapikowski, llamado La luz de la reconciliación y la paz. El altar estaba situado al fondo, con la imagen de Jesús Misericordioso detrás. Así, al mirar al Santísimo Sacramento durante la adoración, mirábamos a los ojos de Jesús pintado según Sus propias indicaciones en la imagen Jesús en Ti confío. Cuando el Papa y los peregrinos se arrodillaron, quienes participaban del encuentro en Brzegi enciendieron velas. Tras la introducción y consideración preliminar, se cantó la Coronilla a la Divina Misericordia; entre las decenas, se intercalaron intenciones que pronunciaron jóvenes de diferentes países y en diferentes lenguas. Después de la Coronilla sonó Jesús, confio en ti, canción que se escuchó en todo Campus Misericordiae. Hubo también momentos en los que reinó el silencio; pero no un silencio “normal”, sino un silencio de contemplación, de oración. A continuación, el Papa bendijo a todos los presentes con la imposición del Santísimo Sacramento. Después de la Jornada Mundial de la Juventud, el altar de Drapikowski se emplazará en el Santuario de Nuestra Señora de la Paz de Yamusukro, de los padres palotinos.

En la hora de Apel Jasnogórski, el llamado de Janas Góra, se hizo referencia a las reflexiones de san Juan Pablo II en la JMJ en Częstochowa de 1991: Estoy, Recuerdo, Vigilo. Después se cantó el Apel Jasnogórski y el Maria, Regina Mundi. A las 21:00 empezó el concierto de Credo in Misericordiam Dei (Creo en la Misericordia Divina). En el concierto se presentaron artistas cristianos; entre otros, Joshua Aaron, Krzysztof Antkowiak, Kuba Badach, Beata Bednarz, Wayne Ellington, Anna Gadt, Gabriela Gąsior, Andrzej Lampert, s. Cristina Scuccia OSU, Mietek Szcześniak, el coro TGD, Kasia Wilk y Kuba Zaborski.

Se estima que a la vigilia de oración asistieron 1.600.000 personas. Entre ellos estuvo el presidente de Polonia Andrzej Duda. El 31 de julio a las 10:00 en Brzegi se celebró la Misa de Envío en la que el Papa anunció el lugar de la próxima Jornada Mundial de la Juventud.


Andżelika Sitek, Katarzyna Radwańska
Fot. Kamil Janowicz
Trad. al español: Ania Śnioch y Patryk Wiśniewski
Edición: Clara Retta



Esta página contiene cookies. Al continuar navegando, aceptas su uso.

De acuerdo