26/07 - 31/07/2016

Noticias

Atrás

El Papa espontáneo en Cracovia: les pide a los jóvenes: "memoria, coraje, futuro… esperanza”

2016-07-31 / Papież czeka na ŚDM


El Papa se despidió de los voluntarios muy espontáneamente. Como en muchas otras ocasiones, Francisco sorprendió a los jóvenes dejando los papeles de su discurso y haciendo lo que mejor sabe: hablar con el corazón. La marea de voluntarios que se congregó para decirle adiós no perdió en ningún momento la alegría ni las ganas de seguir adelante con la fiesta, tras la clausura de la Jornada Mundial de la Juventud de Cracovia. En sus últimas palabras a los jóvenes les dio una tarea: “Memoria, coraje, futuro… esperanza”.

“Preparé un discurso un poco aburrido, cinco páginas, lo entrego”. A continuación, improvisando, en español, y en medio del aplauso general de los jóvenes, calificó la Jornada Mundial de la Juventud como una “aventura”, con “generosidad”, y agradeció a todos los que trabajaron para que fuera posible. 

El Papa animó de nuevo a los jóvenes a hablar con sus mayores y, emprendiendo un coloquio con los asistentes, los cuestionó: “¿Me prometen que para preparar Panamá van a hablar más con los abuelos? Y si los abuelos ya se fueron al cielo, ¿van a hablar con los mayores? Pregúntenles; son la sabiduría de un pueblo”. 

Además, les exigió para el presente: “¡Tener coraje, tener coraje, ser valiente! ¡no asustarse!”.

Concluyó: “Yo no sé si voy a estar en Panamá, pero les puedo asegurar una cosa: que Pedro va estar en Panamá”.  Y, a modo de propósito, tras bendecirlos, reiteró: “¡Ah! ¡Y me olvidaba! ¿Cómo era? ¡Memoria, coraje, futuro… esperanza!”.

Antes del encuentro en el Tauron Arena con miles de jóvenes, a las 4 de la tarde el Papa se había asomado a la tradicional Ventana Papal, como lo había hecho los días de su estancia en Cracovia, y, en un discurso muy breve, ante una pequeña multitud que aguardaba sin importarle lluvia que caía, dijo: "Gracias por la calurosa acogida estos días. Recen por mí. Do zobaczenia” (“hasta luego”, en polaco).

El Papa fue despedido en la escalerilla del avión por el presidente dela República de Polonia y su familia, y por diversas autoridades antes de emprender vuelo de regreso a Roma en un avión de Líneas Aéreas Polacas

Silvia Palomino Manzaneque

Esta página contiene cookies. Al continuar navegando, aceptas su uso.

De acuerdo