26/07 - 31/07/2016

Noticias

Atrás

El Papa recuerda a los jóvenes el amor de Dios

2016-07-31 / News


Dios es fiel

El Papa recuerda a los jóvenes el amor de Dios que llega a ser, en ocasiones, "obstinado"


El sol salió en la Santa Misa de la Jornada Mundial de la Juventud de Cracovia, así como las sonrisas de cada uno de los presentes en el Campus Misericordia. Francisco llamó a los jóvenes a tener presente la Misericordia en sus vidas.

El Santo Pontífice es el único en todo el mundo capaz de congregar tantos corazones misericordiosos y tan llenos de amor y dispuestos a encontrarse con Jesús, precisamente de lo que habló el Evangelio de la misa final:
"Cuando en la vida sucede que apuntamos bajo en vez de a lo alto, nos sirve de ayuda esta gran verdad: Dios es fiel en su amor y hasta obstinado. Nos ayudará pensar que nos ama más de lo que nosotros nos amamos, que cree en nosotros más que nosotros mismos, que está siempre de nuestra parte, como el más acérrimo de los 'hinchas'", señaló el Santo Padre durante su homilía en la Misa.

Francisco recordó a los jóvenes de todo el mundo que Dios siempre nos espera con esperanza, "incluso cuando nos encerramos en nuestras tristezas, rumiando continuamente los males sufridos y el pasado". Pero aseguró que complacerse en la tristeza no es digno "de nuestra estatura espiritual". Dios por el contrario, aseguró, es obstinadamente esperanzado: "siempre cree que podemos levantarnos y no se resigna a vernos apagados y sin alegría".

Por otra parte, el Santo Pontífice aseguró en su mensaje que la mirada de Jesús va más allá de los defectos para ver a la persona; no se detiene en el mal del pasado, sino que divisa el bien en el futuro; no se resigna frente a la cerrazón, sino que mira al corazón. "Con esta mirada de Jesús, podéis hacer surgir una humanidad diferente, sin corazón limpio y de luchar pacíficamente por la honestidad y la justicia", matizó el Papa.

Al terminar, Francisco pidió a los jóvenes que en silencio hagan memoria de este encuentro, custodien el recuerdo de la presencia de Dios y de su Palabra, reaviven en ellos la voz de Jesús que llama por el nombre de cada uno. Así pues, "recemos en silencio, recordando, dando gracias al Señor que nos ha traído aquí y ha querido encontrarnos", finalizó el Santo Padre.

Silvia Palomino Manzaneque

Esta página contiene cookies. Al continuar navegando, aceptas su uso.

De acuerdo