26/07 - 31/07/2016

Noticias

Atrás

Papa Francesco, ¡bienvenido a Czestochowa!

2016-07-28 / Franciszek



Hoy, jueves 28 de julio, el Papa Francisco visitó Jasna Góra, lugar sagrado en Czestochowa. Aquí, fue aclamado por cientos de miles de jóvenes católicos. Además,  celebró una santa misa para conmemorar el aniversario 1050 de la conversión de Polonia al cristianismo en compañía de obispos polacos y muchas autoridades, entre  ellos, el presidente Andrzej Duda y su esposa.


El papamóvil circuló entre la muchedumbre que lo aclamaba, frente a lo que el Papa Francisco se mostró visiblemente emocionado. El campo delante del monasterio se cubrió inmediatamente de vistosos peregrinos que gritaban “¡Bienvenido, Santo Padre!”.

Una vez en el lugar sagrado, el Papa Francisco saludó dulcemente a un grupo de personas enfermas y de personas con discapacidad y les dio la bendición. Luego, se dirigió a la capilla de la Imagen Milagrosa de Nuestra Señora de Jasna Góra para venerar el icono de la Virgen Negra. El Papa Francisco oró en silencio durante unos minutos delante de la imagen (la cual es expuesta a los fieles dos veces al día, por la mañana y por la tarde). Al finalizar su visita, el Papa le ofreció a María una rosa de plata sobre un pedestal de mármol rosado. Este es un regalo exclusivo que, tradicionalmente, los Papas ofrecen a los santuarios marianos.
La Virgen Negra es un símbolo muy importante para Polonia. Ella impregnó la historia de esta nación, formó su cultura y fortaleció su fe. Hasta hoy los polacos son, por lo tanto, los guardianes del Catolicismo Ortodoxo.
La homilía del Papa Francisco estuvo enfocada en la figura de María, en su humildad y en el proyecto concreto de Salvación Divina: “María es una madre que toma los problemas de la gente con el corazón y actúa. Ella reconoce los momentos de dificultad y los maneja de forma discreta, eficaz y con decisión. Ella no es imperiosa ni intrusa, pero sí es una madre y una esclava”. El Papa Francisco habla sobre humildad, pequeñez, simplicidad y concreción. Dios se manifiesta “en un pequeño pueblo, cuando un milagro simple ocurre y trae la alegría para la unión de una familia joven y completamente anónima”. “Dios nos salva haciéndose pequeño, cercano y verdadero. Dios es verdadero'', dice que el Papa Francisco, ''el Señor no quiere ser temido como un soberano poderoso y distante, Él se hace carne, nace de una madre, nace de conformidad con la ley, tiene amigos y asiste a las celebraciones”.

No ha habido ninguna entrada triunfal o epifanía asombrosa del Omnipotente. “Él no se reveló como un brillante sol naciente, sino que entró al mundo del modo más simple, tal como lo hace un niño que sale del vientre de su madre”.

Francisco nos recuerda del carácter exquisitamente divino de “darse a otros, eliminando distancias, habitando en lo pequeño y viviendo la realidad de la vida diaria de cualquier ser humano”. Jesús ama sobre todo a los pequeños “porque ellos son lo opuesto al orgullo de vida que pertenece al mundo. Los pequeños hablan su propio lenguaje, aquel del amor humilde que trae la libertad. Entonces, Él llama al simple, al receptivo, para que ellos sean sus portavoces; Él les revela su nombre y los secretos de su corazón”.

El Papa Francisco invita a los fieles a poner su confianza en María. En ella, asegura, “encontramos conformidad completa con el Señor. María es ese espacio conservado libre del pecado donde Dios decidió reflejarse. Ella es la escalera que Dios tomó para descender y acercarse a nosotros”.
Por la tarde el Papa volverá a Cracovia, donde recibirá la llave de la ciudad. Luego, tomará un tranvía que lo llevará hacia el parque Błonia. En su camino a Błonia, el Papa irá acompañado por un grupo de jóvenes con discapacidad.


Daniele Sebastianelli


Trad. al español: Claudia Morales
Edición: Guadalupe Herce



Esta página contiene cookies. Al continuar navegando, aceptas su uso.

De acuerdo