26/07 - 31/07/2016

Noticias

Atrás

Pier Giorgio Frassati: Oremos por una voluntad más fuerte

2016-04-08 / Festiwal Młodych


Zofia Świerczyńska en una conversación con Wanda Gawrońska, sobrina del beato Pier Giorgio Frassati.

Sabemos que las reliquias del beato Pier Giorgio Frassati estarán en Cracovia durante la Jornada Mundial de la Juventud. ¿Por qué los jóvenes deberían conocerlo mejor?


Wanda Gawrońska:  ¡Es una enorme alegría que Pier Giorgio esté en Cracovia! El propio Papa Francisco respondió tu pregunta en su mensaje por la JMJ poniéndolo a Frassati como ejemplo de un hacedor de la Misericordia. Al conocer mejor a Pier Giorgio, los jóvenes encontrarán un amigo que encarna todo lo que buscan en sus corazones: ¡la vida al máximo! Podrán descubrir que sólo a través de la amistad con Jesús se puede ser verdaderamente libre y que la vida puede convertirse en una “aventura maravillosa”, tal como Juan Pablo II describió la vida de Pier Giorgio. Los jóvenes de hoy pueden identificarse perfectamente con él ya que era un joven atlético, guapo, amante del alpinismo. Él también enfrentó varios problemas de la juventud de hoy como exámenes, enamorarse de una chica, padres a punto de separarse…


¿Cree que Pier Giorgio se sentirá feliz de estar presente en la JMJ?

¡Definitivamente! Estará entre los suyos, se sentirá como uno más. Su pasión era la evangelización. Por eso estará entusiasmado, porque se encontrará aquí, por ejemplo, con sus amigos de la “Sociedad de los tipos sospechosos”, repartidos por todo el mundo. Una vez más nos propondrá la misma premisa con la que ha vivido su vida: “Me gustaría que hiciéramos un pacto sin ningún tipo de límites en tiempo o espacio: unirnos en oración”.

Él era muy lineal en sus pensamientos pero, al mismo tiempo, concreto y coherente, convencido de que nuestra vida nos lleva a una vida futura. Es por esto que en cada una de sus elecciones y decisiones ponía pensamiento en Dios. La JMJ es una ocasión para hablar con los jóvenes aquí y darles el coraje que necesitan para luchar por sus ideales.


¿Qué deberían recordar los jóvenes que visiten los restos de Pier Giorgio?

Esa es una pregunta difícil, ¡tantas cosas son necesarias! Pero lo que a Pier Giorgio más lo animaba era, sin duda, la oración; la oración era para él extremadamente importante y necesaria. Era capaz de quedarse la noche entera en adoración al Santísimo Sacramento e, inmediatamente después, irse directo de la iglesia a las montañas. Siempre llevaba un rosario en el bolsillo y lo rezaba todos los días. Hay una carta bellísima a uno de sus amigos en la que Pier Giorgio escribe: “¡Qué don es ser católico! Pobres y desafortunados aquellos que no tienen Fe: vivir sin fe, sin un patrimonio que defender, sin tener una Verdad a la que aferrarse no es vivir; es, únicamente, subsistir”.


Cuando un joven se encuentra ante la toma de decisiones para la vida atraviesa algunos dilemas…

Pier Giorgio puede guiar a los jóvenes con su entusiasmo hacia la belleza de la vida y de este mundo que Dios creó. Pier Giorgio nos enseña a tomar de ellos toda la fuerza que nos sea posible en todo momento, pero siempre con el pensamiento en Dios. Él da testimonio de la alegría y de la libertad que da la fe, porque siempre tomó sus decisiones libremente. No le importaba lo que otros pudieran decir; nunca se vio reflejado en las opiniones de los demás sino que seguía su camino y sabía dónde iba.

Cuando un amigo suyo le preguntó sobre sus planes para el futuro Pier Giorgio que, justo acababa de terminar la universidad y se suponía que iba a ser ingeniero de minas, le respondió que se desempeñaría “en el tipo de situaciones en las que a Dios le gustaría que defendiera cosas únicas y verdaderas”. Evangelizar. ¡Es por eso que creo que él estará feliz aquí con ustedes, los jóvenes! Es impresionante  que Pier Giorgio escribiera esta carta en mayo de 1925, dos meses antes de morir. De esta manera, Dios le dio el mayor campo de trabajo: precisamente, porque desde el cielo, sería capaz de trabajar en el mundo entero. Y la JMJ es también, una hermosa coronación de este trabajo.


¿En qué puede ayudar Pier Giorgio a la mayoría de la gente joven?

Por sobre todas las cosas cuando recen ante Pier Giorgio podrán rezar por una voluntad más fuerte. Pier Giorgio le escribió muchas veces a sus amigos “recen por mí para que sea capaz de fortalecer mi voluntad de manera tal que no pueda traicionar los proyectos de Dios”. Porque la persona puede hacer de todo y creer en lo que quiera pero si no tiene voluntad todo es mucho más difícil. Así que los jóvenes, con certeza, tienen que rezar por esto.


¿De qué manera Pier Giorgio llevó a cabo el mensaje de la Misericordia en su vida?

De todas las maneras posibles. Naturalmente, ayudaba a la gente que sufría, a los pobres. Cuando apareció la famosa epidemia “española”, él se encargó hasta de las cosas más pequeñas de las personas enfermas. Estaba convencido de que “tenemos que poner nuestra salud al servicio de quienes no la tienen porque, de lo contrario, estaríamos traicionando este don hermoso que nos dio Dios”. Llevó a cabo hasta el final su convicción ya que finalmente murió a los 24 años de poliomielitis que se contagió de alguien que había cuidado.
Pero no solo se preocupaba de esta manera, sino que también llevaba a la misericordia a donde fuere; por ejemplo, cuando alguien necesitaba un libro él le decía “toma este, tengo dos” o defendía los derechos de los trabajadores. Incluso en las montañas. A él le encantaba escalar, amaba caminar por las montañas; si él no se convirtió en un alpinista destacado fue porque siempre se quedaba con los que ya no podían más y él no continuaba camino si había alguien que no podía seguir. Así era su vida. Decía que Jesús venía a él en la Santa Eucaristía todos los días, así que le daba gracias a través de Sus pobres. Pier Giorgio se acercaba a los pobres, a los que sufrían, a los enfermos en los hospitales; sentía que así él iba a Cristo. Dijo una vez que cerca de los que sufren y de los pobres, él veía la luz. Y creo que él realmente vio a Cristo.


Él veía más allá del sufrimiento físico…

Siempre le decía a sus amigos que cuando visitaba a los enfermos, no se olvidaba de darles una palabra de esperanza porque para él, la mayor pobreza del mundo era la falta de fe. Hizo de todo por las personas que necesitaban; no sólo les daba dinero, ya que sus padres le daban sólo para transporte y comida, sino que también los ayudaba con sus mudanzas, llevaba a los chicos a la escuela, visitaba a presos... Hay un hermoso testimonio de un hombre al que Pier Giorgio le consiguió trabajo cuando salió de la cárcel. Hacía de todo por ellos, fue una gran compañía, es por eso que todo el mundo lloró en su funeral. Para Pier Giorgio, la misericordia era lo más importante para devolverle la dignidad a la gente.

Sus últimos pensamientos antes de morir fueron para sus huérfanos más pobres porque sabía que habría disparos garantizados para ellos.


¿Por qué vale la pena conocer la historia y el personaje, encontrarse con Pier Giorgio en la JMJ?

Porque gracias a esto van a entender que la santidad es posible para todo el mundo y Pier Giorgio puede animarlos con su ejemplo, lo que sería maravilloso. Funcionó para él, así que ¿por qué no intentarlo? ¡Él, de verdad, va a ayudarlos! Además, él sabe que puede contar con los jóvenes.




Trad. al español: Clara Retta

Esta página contiene cookies. Al continuar navegando, aceptas su uso.

De acuerdo