26/07 - 31/07/2016

Tema



El lema de la XXXI Jornada Mundial de la Juventud Cracovia 2016 es: “Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán la misericordia” (Mateo 5,7). El Santo Padre Francisco eligió la quinta de las ocho Bienaventuranzas, que dijo Jesús en su Sermón a la orilla del Mar de Galilea, para subrayar la importancia de las Bienaventuranzas que son el corazón de la enseñanza de Jesucristo. En su primer Sermón, Jesús nos deja ocho indicaciones de la actitud que nos acercan al Reino de los Cielos.


La elección de Cracovia como el lugar donde se celebrará el siguiente encuentro de los jóvenes junto con el lema de este encuentro nos conducen a la Chispa de la Misericordia que, desde que Jesús Misericordioso se reveló a santa sor Faustina, se irradia a la Santa Iglesia Católica desde Łagiewniki, uno de los barrios de Cracovia. Cracovia es conocida en el mundo como la capital de la Divina Misericordia, y a los jóvenes peregrinos que vendrán a Polonia seguramente les gustará visitar el lugar de las revelaciones, la tumba de santa Faustina Kowalska y el santuario, lugar desde el cual Juan Pablo II encomendó el mundo a la Divina Misericordia.


Vale la pena notar que en la esencia de la quinta bienaventuranza se resumen también los dos primeros años del pontificado del Papa Francisco durante los cuales él se ha esforzado mucho por mostrar a la Iglesia el amor de Dios hacia el hombre y la necesidad de que nosotros seamos misericordiosos con los demás.



Leed las bienaventuranzas, os harán bien.”


El Papa Francisco, Rio de Janeiro



Durante el encuentro con los jóvenes argentinos en Río de Janeiro, el Papa Francisco les dijo: “Lean las bienaventuranzas, les va a hacer bien.” Y esta es nuestra tarea para el tiempo que nos queda hasta julio 2016: volver a leer las bienaventuranzas e intentar entenderlas de nuevo. Para los tres años próximos, que nos separan de la JMJ, el Santo Padre eligió para nosotros tres de las ocho bienaventuranzas. El Papa comenta cada una de ellas a partir de Mensajes en los que explica los contenidos teológicos y formula tareas a realizar por los jóvenes durante cada año de trabajo espiritual. 


Todas las Jornadas Mundiales de la Juventud – según la intención de su creador y patrón, san Juan Pablo II – se apoyan en un pensamiento bíblico que, muy a menudo, se relaciona con la espiritualidad de la ciudad-anfitriona de la JMJ. El lema principal acompaña a los jóvenes, no solo durante las preparaciones previas sino que también se profundizará en la esencia de este lema participando en las catequesis con obispos y escuchando los discursos y homilías del Santo Padre durante los Actos Centrales.

Cuando Jesús envió a los Doce, les dijo: «No os procuréis en la faja oro, plata ni cobre; ni tampoco alforja para el camino; ni dos túnicas, ni sandalias, ni bastón; bien merece el obrero su sustento» (Mt 10,9-10). La pobreza evangélica es una condición fundamental para que el Reino de Dios se difunda. Las alegrías más hermosas y espontáneas que he visto en el transcurso de mi vida son las de personas pobres, que tienen poco a que aferrarse. ”


Mensaje del Papa Francisco para la XXIX Jornada Mundial de la Juventud

Esta página contiene cookies. Al continuar navegando, aceptas su uso.

De acuerdo